Planificar una mudanza puede ser muy estresante, pero exitoso, es clave cumplir con pasos inteligentes para que el camino sea más ligero, sigue leyendo para entender cómo puedes hacer del proceso con calma y llevarte todo lo que necesitas sin muchos esfuerzos.

Los expertos recomiendan que se destinen al menos 8 semanas de antelación para comenzar a preparar la mudanza.

En ese momento debes averiguar cómo quieres mudarte. ¿Lo realizarás tú mismo? ¿O prefieres contratar a un profesional? Empieza a familiarizarte con las opciones y tu presupuesto. Si decides contratar mudanzas, consulta la extensa red de empresas de mudanzas, escoge entre las más confiables y de buena reputación.

Todas las empresas de mudanza con licencia y aseguradas son las más aconsejadas, ya que puede estar seguro de que su mudanza estará en buenas manos.
Comienza a obtener cotizaciones de una variedad de empresas de mudanzas para encontrar el mejor servicio disponible y la mejor relación calidad-precio. También, verifica si necesitas un seguro de mudanza.

Visita tu nueva comunidad

Antes de la mudanza, asegúrate de visitar la nueva comunidad. Ir en persona te dará una mejor idea de los diversos vecindarios y servicios de la zona. También puedes obtener más información sobre el sitio en donde vivirás y ver el área que destinarás para descargar los muebles, además consulta sobre los permisos que necesitas para mudarte.

Planificar una mudanza con éxito
Después la comunicación es fundamental:

– Una vez que tengas la fecha de mudanza, es importante informar a las partes internas y externas sobre su próxima reubicación. Notifica a tu arrendador actual y / o administrador de la propiedad y dé aviso oficial.

– Notifica a todos los miembros de su equipo la fecha de mudanza y la nueva dirección. Inicia una lista maestra de personas a las que necesitas enviar un cambio de dirección.

– Asegúrate de que todos los miembros de la familia sepan cuáles serán sus responsabilidades con anticipación.

– Realiza una reserva con la empresa de mudanzas que elijas. Conversa con tus hijos sobre la mudanza

Incluir a tus hijos en la conversación desde el principio ayudará a que se sientan cómodos durante la transición. Entre los consejos sobre cómo hacer que la mudanza sea lo más fluida posible para tus hijos, está involucrarlos en el embalaje, llevarlos a conocer el nuevo sitio y resaltarles las ventajas de la mudanza con frecuencia.

Dos semanas antes de la mudanza.

Es el momento de comenzar a empacar. Comienza por empaquetar primero los artículos no esenciales y de temporada. Estos pueden incluir abrigos de invierno, equipo deportivo fuera de temporada, libros y cualquier otra pertenencia que no necesites en las semanas previas a la mudanza. Asegúrate de empacar todos los artículos frágiles con mucho cuidado y etiqueta las cajas con la mayor claridad posible. Además, mantenga separados los objetos de valor y los documentos importantes.

Día de mudanza
No olvides limpiar su antigua casa antes de mudarte. Un poco de esfuerzo podría ahorrarle una tarifa de limpieza o un cargo. Asegúrate de limpiar a fondo el refrigerador y la despensa también. Terminar diligencias de último minuto. Asegúrate de terminar de hacer los mandados de última hora antes del día de la mudanza. Estos podrían incluir recoger la ropa para la tintorería, obtener recetas, limpiar el casillero del gimnasio y devolver los artículos a los amigos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad